jueves, 10 de enero de 2008

El Fin y los Medios. Principio de Acción - Reacción. Repercusión en Vadinia, Tierra de Justos.

10.01.2008




-La Acción-





El 29 de Enero de 1981 tras un secuestro de 7 días en los que se exigía la inmediata paralización de las obras, E.T.A. asesina al ingeniero bilbaíno José María Ryan. Este es el punto y final al proyecto de la Central Nuclear de Lemóniz que comenzó en 1972. No fue sin embargo la única muerte que rodeó al polémico proyecto, puesto que tres años antes la banda terrorista había terminado con la vida de dos obreros al hacer explotar una potente bomba en uno de los reactores. Iberduero, actualmente Iberdrola, planeaba levantar otras dos centrales en las localidades vascas de Ispaster y Deba, centrales que, afortunadamente, jamás se llevaron a cabo.

Si bien es cierto que E.T.A. no monopolizó el clamor popular en contra del ambicioso proyecto de la compañía eléctrica vasca, (pese a los lamentables intentos de apropiación del "éxito" en la paralización por parte de colectivos ecologistas y partidos políticos) es ridículo negar la evidencia de que fue la fuerza del terror y la sinrazón la que hizo claudicar no sólo a la empresa si no al tan cacareado Estado de Derecho.

Y perdimos TODOS.

Es aquí, donde el fin -que humildemente y sin querer hacer apología de causa ni de ideología alguna- el que escribe reconoce compartir, queda desvirtuado y totalmente pervertido por los medios empleados, es aquí donde aquellos que lucharon con dignidad y razones para que esta barbaridad nunca se llevase a cabo, deberían callar avergonzados y dejar de hablar de triunfos y victorias. Es aquí en definitiva donde el miedo impone su ley y nos convierte a todos en vulgares animales, despojados de libertad, y de cualquier rastro de humanidad, como ovejas mansamente encaminadas a un incierto camino. El silencio del que sabe y calla se llama COMPLICIDAD.
Ese día el miedo echó a girar la rueda.





-La Reacción-





Quién a estas alturas aún se pregunte qué tiene esto que ver con Vadinia, será por su atrevida juventud. Un año después del asesinato de Jose María Ryan, el Partido Socialista Obrero Español con Felipe González al frente gana las elecciones generales. El PSOE vasco siempre titubeó como partido "de izquierdas" ante el unánime rechazo de toda la izquierda al proyecto nuclear. El PNV apoyaba y aspiraba a controlar la empresa Iberduero y los socialistas eran conscientes del peso político del partido nacionalista.
De manera casi inmediata a su llegada al poder se retoma un viejo proyecto franquista abandonado y sin futuro de la época de los tecnócratas como compensación a la empresa Iberduero por el asunto de Lemóniz.
Este proyecto franquista no es otro que el embalse de Riaño, una jugosa golosina de kilowatios que el Estado iba a regalar a la incipiente empresa vasca para olvidar el berrinche del fallido macroproyecto nuclear. Todo este macabro proceso se realiza de espaldas a la opinión pública con el disfraz de los regadíos. Una serie de canales de riego iban a resucitar el agonizante campo leonés mientras que la montaña iba a vivir una segunda juventud gracias a las nuevas oportunidades que iban a plantear las múltiples actividades que podría ofertar el entorno del embalse. Turismo y desarrollo. Falaz mentira que tocó defender al infame, chulo y prepotente ministro de Obras Públicas Javier Luis Saénz de Cosculluela. Y se hizo de la manera más mezquina y cobarde que cabe imaginar. Enfrentando a un pueblo. Hablando de sacrificios necesarios. De progreso. De desarrollo.


En este tipo de tesituras es donde surgen los hombres de partido. Personas que, por encima de sus ideas, sitúan las razones de partido, extrapolables llegado el momento a razones de Estado. Pragmatismo inhumano y absurdo que nos conduce a repetir errores y tropezar con la misma piedra infinitamente. ¿Quién iba a imaginar entonces que este barbilampiño diputado algún día regiría el destino de la nación?
De nada sirvieron las protestas, las manifestaciones, las acciones judiciales, la opinión de científicos, biólogos, economistas, profesores universitarios, cualificados expertos internacionales, escritores, pensadores y demás personalidades implicadas.

La derrota de la razón, el asesinato de la palabra a manos de la violencia y el miedo volvieron a hacer palpable la máxima de que toda acción tiene su consecuencia. La rueda se detuvo sobre las cabezas de los vadinienses, ahogando sus proyectos y esperanzas.

El 31 de Diciembre de 1987 se cerraban las compuertas de la presa de la Remolina y comenzaban a empantanarse las aguas de los interminables arroyos montaraces que tributaban sus aguas a los ríos Esla y Yuso.
El recuerdo del año 1988 me tortura. A finales de Enero el agua ya sepultaba las ruinas del primer pueblo desaparecido, Huelde. El nuevo trazado de la carretera nacional 625 León-Santander proporcionaba una perspectiva de los fondos de valle vacíos, las montoneras de piedras donde antaño hubo casas y cuadras, las adivinadas formas de los muros que quedaban en pie dibujando corrales, las veredas y caminos ya inútiles para siempre, choperas taladas y desnudas y por aquí y por allá fugaces recuerdos de vida pasada. Eran la imagen de la desolación y el sacrificio estúpido que ninguna televisión mostró jamás.






-Vadinia Tierra de Justos-






20 años despues las mentiras y miserias que hoy airean las vergüenzas de políticos, empresarios y marionetas implicados en la muerte de la comarca de Riaño, no importan ya a casi nadie.
El campo leonés es un cementerio que hace una década murió de sed esperando el agua de unos canales de riego que nunca se construyeron, la comarca de Riaño sufre una sangría poblacional exacerbante sobre las aguas retenidas que Confederación Hidrográfica del Duero e Iberdrola explotan para su uso y beneficio exclusivo. Se llevó el viento las bonitas palabras sobre regadíos, riqueza y prosperidad para los leoneses, cainitas instintos azuzados por la ambición desmedida, que hoy algunos lamentan, ya, demasiado tarde.

Y mientras, en Vadinia, aún reposan en el sueño de los justos los vadinienses, que miran su reflejo en el espejo de las antaño ingobernables aguas hoy remansadas, y no reconocen la imagen que se les proyecta y que no es otra que la suya propia. Se empantanó tambien nuestro orgullo.

Han pasado veinte años y aún hoy hay muchos que no quieren recordar.
Y olvidar es morir, y un pueblo que olvida se condena a repetir los errores del pasado.

Y me vienen al recuerdo unos versos de Miguel Hernandez que decían así:


«Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
Los leones la levantan,
y al mismo tiempo castigan,
con su clamorosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.

Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
Ni quién al rayo retuvo
prisionero en una jaula?»




(...) Vale.

4 comentarios:

Ernesto dijo...

08/04/08
Diario de León


La inoperancia de la Junta hace casi eterno el proyecto de aguas bravas

La financiación con cargo a los Fondos Miner está aprobada ya, pero la ejecución sigue demorándose
Las bendiciones que en su día ofrecieron las administraciones en general quedan en meros gestos

* La Federación de Piragüismo cree en la iniciativa



El proyecto promovido por los Ayuntamientos de Crémenes, Sabero y Cistierna para la construcción de Canal de aguas bravas en el río Esla, que sirva como un atractivo turístico más para la zona, además de la repercusión económica para los industriales del sector, camina a pasos lentos y todo indica que será un expediente más sacudido por la inoperancia de las Administraciones - en este caso la Junta de Castilla y León que no acaba de desbloquear la redacción del proyecto final- y de la propia administración local que ha sido incapaz, antes y ahora, de exigir celeridad y puesta de un proyecto que cuenta con la financiación aprobada por los Fondos Miner del Plan del Carbón y que, como viene siendo habitual, cuando sean ejecutados serán insuficientes para cubrir la valoración del propio proyecto, por el paso del tiempo entre «aguas revueltas».

El proyecto cuenta con la bendición de todos los sectores implicados que lo aprobaron, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento. La Federación de Piragüismo, tanto a nivel autonómico como nacional, y los propios clubes o aficionados a las distintas modalidades deportivas que se pueden desarrollar en el río. Pero la ejecución o puesta en marcha tiene muchas dificultades o trabas. Hace casi dos años que el proyecto está bloqueado y nadie es capaz de desbloquearlo y ejecutar una inversión ya cuantificada en 600.000 euros.

Apoyo de la Universidad

En Sabero estuvo presente el Decano de Educación Física de la Universidad de León, Juan Carlos Redondo Castán quien puso de manifiesto a los distintos responsables de los Ayuntamientos, con la excepción de la significativa ausencia de representantes de Cistierna, su sorpresa agradable por el proyecto de aguas bravas, reconociendo el trabajo de Sabero y, sobre todo, de Daniel Mateos como responsable de la Federación de Piragüismo. En ese sentido ofreció, de forma gratuita, la colaboración de la Universidad de León, concretamente de la Facultad de Educación Física y Deporte, emplazando a las autoridades municipales para no bajar la guardia y seguir luchando por un proyecto que ofrece inmensas posibilidades, y los recursos naturales con una amplia proyección; además, de mantener los trabajos iniciados en pasados ejercicios.

También dejó patente de que faltan muchas cosas por hacer en el proyecto pero que tiene un efecto de los que denominó ascendente y que según se fuese desarrollando el auge que dé a la zona puede ser muy amplio. En ese sentido dijo que las subvenciones «sólo van a ser el multiplicador va a ser la propia actividad y la implicación privada. Si conseguís eso», dirigiéndose a los responsables políticos presentes de La Ercina, Crémenes y Boñar, «habréis recorrido un largo camino en el que debe haber sitio para la creación de cursillos de formación que implique a la masa social de la juventud. También destacó que una parte principal e importante es el caudal de gente que el proyecto y la actividad van a traer a la zona, lo que también repercutirá en otros sectores económicos.


http://www.diariodeleon.es/se_montanaoriental/noticia.jsp?CAT=445&TEXTO=6712357

cistierna dijo...

Se le echa mucho la culpa a la Junta, pero los ayuntamientos implicados y beneficiados deberían asumir muchas responsabilidades por su inoperancia, especialmente el de Cistierna.

Anónimo dijo...

http://elpais.com/diario/1986/12/19/espana/535330823_850215.html

19 de Diciembre de 1986

Los afectados por el proyecto del pantano de la localidad leonesa de Riaño denunciaron ayer en Madrid los intereses de determinadas compañías eléctricas en la construcción del embalse, y pidieron la actualización de los estudios sobre el mismo, que datan de 1966, ya que, en su opinión, han variado completamente las circunstancias desde entonces. Los afectados, asociados en dos organizaciones -Coordinadora de Afectados de la Comarca de Riaño (Cacor) y la Coordinadora para la Defensa de los Valles (CDV)-, hicieron su presentación en Madrid, acompañados del secretario general del PCE, Gerardo Iglesias.José Luis Sánchez, miembro de la CDV, dijo que la empresa Iberduero posee cinco centrales en el río Duero, casi en la frontera con Portugal, que se verían beneficiadas por el embalse. Sánchez justificó esta afirmación en que el caudal del río Esla, afluente del Duero, es irregular, con mucha agua en invierno y muy escasa en verano, por lo que "es imprescindible el embalse de Riaño". "Lo peor es que si este embalse se dedica a la producción hidroeléctrica no podrá destinarse nunca al regadío. Ambas cosas son incompatibles", afirmó Sánchez. A este respecto, fuentes del MOPU afirmaron ayer que es incierto que ese agua no vaya a servir para regar, - "el regadio es lo prioritario"- aunque reconocieron que las citadas centrales de Iberduero se beneficiarán "en una pequeña parte" con el embalse de Riaño.

Por su parte, José María Alonso, miembro de Cacor, insistió en la necesidad de realizar nuevos estudios "serios" sobre los planes alternativos y los regadíos de la Tierra de Campos. "La Administración no quiere hacer estos estudios porque nos darían la razón", afirmó Alonso.

Anónimo dijo...

Y lo que la Oficina Europea del Medio Ambiente hizo por pararlo...

nada y menos:

http://elpais.com/diario/1987/06/22/espana/551311226_850215.html

Salud.